Tu empresa, sea cual sea su tamaño, puede crecer de la mano de las nuevas tecnologías de información y comunicación. Conoce a continuación algunos pasos para sumar tu MIPYME al comercio electrónico.

Esta modalidad de transar los productos y servicios encierra varios beneficios, entre ellos destacan:

  • Reduce costos respecto al funcionamiento de un establecimiento físico.
  • Ofrece rapidez y comodidad a los clientes.
  • Posibilidad de incrementar ventas a costos más reducidos.
  • Propicia el uso de promoción más focalizada y de menos costo y, por tanto, más efectiva.
  • Expande la empresa fuera de las fronteras nacionales.

América Latina tiene una penetración de 14% de comercio electrónico en su población, es decir, de quienes hacen al menos una compra al mes por esta vía.

Si bien el indicador es pequeño, según la consulta que hizo latinobarómetro durante el primer semestre de 2018, las adquisiciones por vía electrónica han tenido un ritmo de crecimiento notable en la región.

Las ventas se triplicaron entre 2012 y 2017, según un estudio de la International Data Corporation (IDC), firma dedicada a la inteligencia de mercado.  Adicionalmente, se espera un crecimiento de 24.5% en las compras por esta vía para 2018.

Importancia para las MIPYMES

Esta plataforma cobra cada vez más relevancia para impulsar a las MIPYMES, puesto que les permite crecer a un ritmo más acelerado.

Asimismo, se ha convertido en una vía más expedita para la comercialización de innovaciones, tanto en servicios como en productos, susceptibles, a su vez, de ser exportados. Este último aspecto ha propiciado un interés creciente por parte de gobiernos y empresas.

Veamos a continuación, de manera resumida, cómo se pueden incorporar estas empresas al comercio electrónico.

republica-digital-infografia-mipymes-comercio-electronico

Retos del comercio electrónico

Este tipo de vía de comercialización, si bien es ágil y prometedora, ofrece algunos retos para la región:

  • La baja penetración de tarjetas de crédito actualmente entre la población.
  • Los niveles de confianza en los servicios postales o de entregas.


Estos dos aspectos se resaltan en el índice de comercio electrónico de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, en su versión de 2017.

Por esta razón, se requiere de soluciones innovadoras. En lo que respecta a la forma de pago, Estados, instituciones bancarias y empresas tienen el reto de conseguir modos de pagos alternativos.

Mientras que en lo que respecta a la fiabilidad postal, se resalta que los servicios de mensajería física deben hacerse más dinámicos y confiables, es decir, mantener una red de distribución que sea rastreable por los clientes.

Asimismo, este sector enfrenta una situación que, según como se vea, puede ser un conflicto o una oportunidad. En la medida en que cada vez más MIPYMES se animen a comercializar productos, los servicios de mensajería física tendrán mayores requerimientos.

El enfoque positivo es crear una cadena de distribución en la que puedan cooperar todos los actores, y hacer así más competitivas las MIPYMES de la región.

En la innovación está la clave para que los micro, pequeños y medianos empresarios vayan ganando terreno en un comercio electrónico ajustado a las potencialidades locales.