Las personas con discapacidad se están haciendo cada vez más autónomas, con lo cual mejora su calidad de vida, y esto es posible en buena medida por los avances tecnológicos.

“La Tecnología está ganando la carrera a la Medicina en la mejora de la vida de las personas con discapacidad”.

Esta afirmación pertenece a Elena Buitrago, joven de 29 años de edad con tetraplejia y trabajadora de la Fundación Adecco, en España.

Esta fundación, junto con Keysight Technologies, ha estado evaluando los últimos años la relación de las personas con discapacidad y la tecnología.

Tecnología que cambia vidas

Los estudios realizados en España están dando señales de cómo la tecnología puede generar bienestar en la población con discapacidad.

Para 2014, 52% de las personas con discapacidad laboralmente activa, consideraba que la tecnología “ha sido esencial para desempeñar sus funciones”. El porcentaje de personas que hicieron la misma aseveración aumentó a 64% en 2018.

republica-digital-poblacion-discapacidad

Desarrollos tecnológicos

En los últimos años, se ha desarrollado tecnología enfocada a prótesis, herramientas, aplicaciones y lectores de pantallas. Pero los enfoques se han ido expandiendo.

Sin ir muy lejos, en la edición de INTECNOLOGÍA 2017, jóvenes dominicanos presentaron un dispositivo anfibio para que las personas con discapacidad motriz puedan recrearse en balnearios de manera autónoma.

Por su parte, la startup francesa Wandercraft terminó de desarrollar en 2018 el primer exoesqueleto para personas parapléjicas, con lo cual se podrán mantener en pie y avanzar, sin recurrir a bastones adicionales, como ocurría con modelos desarrollados por otras empresas, unos años atrás.

El desarrollo de Wandercraft lleva el nombre de Atalante y está disponible sólo para centros de rehabilitación y se espera producir, dentro de pocos años, una versión que pueda utilizarse dentro de los hogares.

Por su parte, la ingeniera búlgara Kristina Tsvetanova creó el Blitab, una tableta que traduce el contenido de Internet al braille, invento que le mereció el Rising Innovator Award, otorgado por la Unión Europea.

Acceso

Estos inventos se irán multiplicando, pero también es cierto que no llegan a toda la población discapacitada, porque sus elevados costos iniciales no lo permiten. Para tener una idea, el precio del exoesqueleto Atalante ronda  entre 80 mil y 200 mil euros.

De allí que sea importante la participación de los Estados en la formación de especialistas en tecnología, financiamiento y subvenciones, para que estos desarrollos tecnológicos puedan llegar a toda la población con discapacidad.