Por medio de la inteligencia artificial esperamos poder solucionar problemas complejos, por ejemplo en el área de la salud. Pero también es cierto que este desarrollo tecnológico implica contestar ciertas preguntas:, ¿Podrán las máquinas convertirse en un peligro para los humanos? La inteligencia híbrida ha surgido para generar tranquilidad, de momento.

Esta propuesta propugna por un desarrollo tecnológico en el que la inteligencia artificial y la inteligencia humana sean parte de la necesaria sinergia que se requiere para el éxito de ciertas iniciativas, de cara a las TIC y las necesidades de las naciones.

Evaluemos los comentarios recientes de un especialista en la materia, Mike Dillinger, responsable de Multilingualización en LinkedIn.

El escritor sobre ciencia e innovación Juan Carlos Galindo reseñó la participación de Dillinger en un encuentro tecnológico en Madrid. Allí el especialista dijo:  

 

“No necesitamos sistemas autónomos controlados por computadoras, sino sistemas automáticos controlados por personas”.

Esto significa descartar la supremacía de los robots, las computadoras y el Internet de las cosas sobre la voluntad y el poder de decisión de los humanos.

Dillinger, así como otros especialistas, advierte que el desarrollo actual de la inteligencia artificial, aunque a momentos parezca sorprendente, se encuentra en un nivel más bien embrionario, por poner una analogía humana, y, por tanto, no es posible hacer predicciones exactas sobre el futuro de esta área.

“La inteligencia artificial está al nivel de un animal, no de un humano que tiene raciocinio”, dijo Dillinger.

 

Posibilidades de la inteligencia híbrida


En lo que va de 2018, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado seis programas para realizar diagnósticos médicos basados en inteligencia artificial.

Uno de ellos destinado al diagnóstico de la retinopatía diabética, en el que se usa un algoritmo de inteligencia artificial, este permite analizar imágenes del ojo subidas a un servidor y ofrecer una recomendación al médico.

En la actualidad, 40 hospitales españoles usan un programa de procesamiento de historiales médicos para ayudar a los médicos en sus labores.

En estos avances que hemos enumerado hay participación también humana. Y esta combinación no solo se usa en el área de la salud, también es posible conseguirla en el área de las finanzas.

Ya se utiliza inteligencia artificial en la asesoría financiera, robots que pueden hacer cálculos de rentabilidad con precisión, a los que se le suman análisis de humanos respecto a posibles escenarios económicos.

 

¿Es suficiente la inteligencia híbrida?


Ahora bien, los escépticos podrían decir que esta combinación no es suficiente para prevenir daños a los humanos.

Se podría citar el caso del arrollamiento del Uber inteligente en marzo de 2018, sucedido en Arizona, Estados Unidos.

Un vehículo conducido de manera automática atropelló a una mujer que caminaba fuera del paso de peatones, pese a que dentro del vehículo había una persona delante del volante, quien no evitó impacto.

Ante este escenario, cuando se habla de híbrido parece que se debe profundizar aún más Y es que a medida que aumentan los descubrimientos tecnológicos, también cobran relevancia otras áreas del conocimiento como el derecho, las humanidades y las ciencias sociales, que pueden ayudar a determinar cómo se usará la inteligencia artificial y sus implicaciones