La incorporación de robots dentro de los sectores productivos es una realidad. De hecho, está creciendo velozmente. En respuesta, las escuelas incorporan la educación robótica.

Basta mirar el caso de Alemania para apreciar cómo se están robotizando los entornos laborales. Ese país tenía dos robots por cada mil trabajadores en 1994. En la actualidad cuenta, como mínimo, con 7.6 robots por cada mil trabajadores.

Por su parte, el promedio en Europa es de 2.7 robots por cada mil trabajadores, mientras que en Estados Unidos es de 1.6 robots por la misma cantidad de empleados.

Pero es evidente que estas cifras no tardarán mucho en crecer, pues los países competirán cada vez más por afinar sus formas de producción.

La educación robótica

En Europa ya se implementa la educación robótica en una etapa muy temprana: los niños entre 3 y 5 años de edad han tenido sus  primeras aproximaciones.

En España, por ejemplo, se usa un dispositivo, Next 1.0, al que los niños les dan órdenes para cumplir una tarea, presionan ciertos botones del dispositivo y, según los movimientos que se requiera que haga, así reacciona inmediatamente.

Las tareas que cumple el pequeño robot están asociadas a, por ejemplo, identificar situaciones familiares y figuras geométricas en un tablero.

El propósito, al menos en esta edad temprana, es que los chicos se familiaricen con la existencia de estas herramientas.

Por consiguiente, poco a poco comenzarán a echar mano de ellas para resolver un problema práctico, previamente planteado por el profesor.

Republica-digital-habilidades-educacion-robotica

Robótica en República Dominicana

El programa República Digital incluye un eje dedicado al sistema educativo. En este eje se están incorporando recursos tecnológicos en las aulas.

No menos de 600 escuelas cuentan ya con igual número de kits de robótica. De hecho, en la Feria del Libro de Santo Domingo 2018, se exhibieron proyectos robóticos realizados por alumnos.

Adicionalmente y con el espíritu de extender el conocimiento, los Centros Tecnológicos Comunitarios imparten educación robótica. Este curso en particular está diseñado para niños de entre 3 y 12 años de edad.

Asimismo, otras organizaciones educativas en la República Dominicana están haciendo esfuerzos en relación con la formación en robótica.

En 2018, los colegios American Bicultural School (ABC) y el Saint George crearon una delegación conjunta que participó en la First Robotics Competition, torneo educativo celebrado en los Estados Unidos.

Los alumnos dominicanos, con ayuda de profesionales en el área, consiguieron sobresalir como la delegación extranjera con el mejor desempeño, superando así a delegaciones de Colombia, Turquía y China.

El país, sus niños y adolescentes comienzan a dar pasos en un camino que no tiene vuelta atrás, la educación para un mundo cada vez más tecnológico.

Alumnos empoderados, no embrujados

Gilles Lassus, docente del liceo François Mauriac, en Burdeos, Francia, escribió recientemente sobre qué debe representar la robótica en las escuelas: que los alumnos dejen de creer que la robótica es magia.

Lassus, quien ha trabajado con el programa Poppy Project, advierte que al llevar  por primera vez un robot a clases ve chispas en los ojos de los alumnos. Pero se siente realmente satisfecho, cuando esas chispas desaparecen.

La razón reside en que ese momento indica que los chicos han entendido que son ellos mismos los que hacen funcionar al robot.

Estos cambios que se han generado en el entorno educativo han influido en República Digital. El proyecto del Estado dominicano está orientado, mediante el uso de la tecnología, a que los alumnos desarrollen su conciencia crítica; es decir, que tengan una mayor participación en los procesos de desarrollo de su propio aprendizaje.